domingo, 24 de agosto de 2014

Las cuatro verdades del Buda y como Aplicarlas a la irresponsabilidad de no regar las Plantas.

Confieso que cada vez que entro a Facebook me perturba un poco esa sensación que me produce no saber como contestar esa pregunta tan condicionante.
“¿Qué estás pensando?”.

No saber que responder me desconcierta y me invade una insoportable sensación de estupidez y vanidad disfrazada de responsabilidad de iluminar con mi basta experiencia a los afortunados que tengan alcance a mi revelador mensaje.

Entonces pienso,
pienso con fuerza, 
con profundidad, 

buscando en los archivos misticos de mi sagrada corteza cerebral, en busca de una epifanía de filosofía profunda. 
Y me sumo en un trascendental estado de meditación.

Vacío mi mente, 
olvido la carne de mi cuerpo, 

Soy UNO con el universo, 

y entonces sucede. 

Un pensamiento llega a mi, trato de oírlo, de entenderlo 
pero solo susurra en el viento 
hasta que por fin se revela:

“puta!... me re olvide de regar las plantas y estos forros del clima le re erraron... y la concha de su madre no llueve ni haciendo la danza de la lluvia”.

Decepcionado de tener este simple y banal pensamiento relacionado a la vida cotidiana y cuidado responsable del hogar, tan chato, aburrido, poco interesante e impublicable en Facebook, 
trato de encontrarle una vuelta más…
…Bueno y como no lo logro decido arbitrariamente condimentarlo con algo que suene dramáticamente más inspirador 

y entonces reformulo mi pensamiento:

“Demonios! Mis plantas van a sufrir por mi imperdonable descuido!” 
Pienso nuevamente.

asumiendo que serán atormentadas por el lento y desgarrador dolor del cruel abandono, (sabiendo claro, que carecen de sistema nervioso y de la envidiada capacidad de percibir dolor).

Ejecuto el proceso profesional para definir la idea única a comunicar, 
la homologo con las cuatro verdades del Buda, 
le aplico la estética mística y metafórica, palabras complejas y conceptos taoístas.

Ya con lágrimas en los ojos, 
las mimas lagrimas que derrama una madre luego de parir; 
Publico en Facebook:

“Metáfora Intrínseca de la vida: Lo que no se RIEGA se SECA.
(Parece obvio, pero sin embargo no está implícito en la práctica cotidiana. Más bien parecemos tener la certeza de que alguien más lo hará por nosotros)”


7 minutos después luego de 5 “Me gusta”, el universo vuelve a conspirar dramáticamente contra mi,

cae una lluvia torrencial refutando irrevocablemente el inspirador mensaje simil frase de libro de auto ayuda que acabo de publicar.

Entonces...

Entonces dejo el drama de lado, 
y me siento feliz de que alguien más lo haga por mi, 

así funciona el universo, o el cosmos, o la vida... 
el control es una ilusión, no hay nada que se pueda hacer al respecto, 
lo que tenga que secarse, se secara, Lo que tenga que morir, morira y lo que tenga ser, sera...

Solo nos queda darlo todo y hacer nuestro mejor esfuerzo, sin arrepentimientos, avanzando siempre...
Evitando los juicios, y mirando desde adentro.

Eso es para mi "Las cuatro verdades del Buda y como Aplicarlas a la irresponsabilidad de no regar las Plantas" según el Dalái Lama.

Abrazo, los quiero a todos. :)


video

lunes, 11 de agosto de 2014

Teoría absolutamente indiscutible del SER Zombie (ab...so...lu...ta...mente indiscutible)

Tres suspiros por hora… Ok, me estoy alarmando. Entiendo que y lo esperable es que tenga que ver con que ella se va.

Pero…¿ y si no?. Y si en realidad esa encrucijada en el estomago es porque en verdad mis tripas se están retorciendo como un síntoma de una metamorfosis mayor?
Los tres suspiros por hora, la metamorfosis visceral y esta insoportable sensación de que el aire es plomo bien podrían ser síntomas de un mal augurio, un fatídico porvenir, todo causa de una importante degradación corporal, como una enfermedad mortal que te come desde adentro…

De todos modos quiero dejar en claro que es más que obvio que es porque ella se va.

Pero…¿ y si no? El balbuceo monotemático, la dislexia pronunciada, la incapacidad de prestar atención o retener conversaciones, la ira irracional o el llanto inoportuno. Bien podría ser señal de que algo muy malo me va a pasar…

No está demás aclarar una vez más que entiendo que todo esto es porque ella se va.

Pero…¿ y si no?  Todo esto sumado a el palpitar errante, la incomodidad al tragar ¡La certeza de la muerte! Es la evidencia absoluta de una transformación a Zombie…

Pero todos bien sabemos que es porque ella se va…
De otro modo tendríamos que aceptar que esos seres decrépitos sin razón que vagan en busca carne humana son solo victimas del mal de amores, por lo que nuestro mundo colapsaría al entender que nuestros héroes mata zombies son en realidad unos terribles hijos de puta desalmados sin corazón ni romanticismo. Quizás los podridos transeúntes se te vienen encima por un abrazo para que los apapaches, y nosotros lo reventamos a mazazos en la cabeza como si quisiéramos hacerlos albóndiga, o aplicamos un determinante headshot embadurnando el piso de asqueroso cerebro Zombie, con la premisa de "hay que matar 2 veces" para estar seguros (y porque la sangre vende, claro).

Quizás si abrazáramos a los zombies se volverían humanos…
Suspiro una vez mas y me digo a mi mismo que aguante, que la tristeza va a pasar, y que por suerte no soy zombie.
Los Zombie la pasan realmente mal.